Gabriella-Paltrova-anal (8)

El primer anal de Gabriella Paltrova

El primer anal de Gabriella Paltrova
4 (80%) 1 vote[s]

Este día fue tan largo para la morena sexy y culona Gabriella Paltrova y solo quiere llegar a su casa para descansar, pero no contaba que su novio negro estaba ansioso de castigar sus nalgas.

Desgarrando las nalgas de Gabriella Paltrova

Galerías recomendadas

Gabriella nunca ha experimentado el sexo anal, nunca le ha dado curiosidad, pero su novio ya no aguanta más el ver sus ricas nalgas redondas y quiere probarlas.

Él logra convencerla, así que decidieron saltarse el juego previo mientras él desliza su polla enorme en el extremo de su culo y comienza la cosa con suavidad, pero luego va mucho más profundo.

Si solo pudiera explicar lo cachonda que la pone. Le encanta actuar como una puta completa, ya que eso lleva su deseo sexual al máximo. No puedes quitar una sonrisa de su cara mientras está haciendo una mamada descuidada, probando los límites de su garganta.

Ella lo quiere de vuelta en su puerta trasera. “Agradable y lento, quiero sentir cada centímetro”, suplica, pero poco después la acción se vuelve mucho más intensa. La hermosa chica hot, es más que capaz de profundizar más y más rápido, y una mezcla de dolor y placer en su cara lo dice todo.

Su posición favorita es una vaquera inversa. De esa manera, ella puede extender sus piernas y dejar que su novio le destroce lo más profundo de su culo.

Ella había tenido algo de curiosidad y había jugado con algunos juguetes pequeños en su culo pero muy superficial. Nunca se animó a dejarlos ir tan profundo.

La nalgona de Gabriella tenía algo de miedo al principio pues su novio está bien dotado, pero ahora lo disfruta como una completa puta ninfómana y desea venirse tantas veces como pueda.

Seguro desde ahora el sexo anal será el favorito de Gabriella Paltrova, pues después de un día tan estresante nunca imagino que le destrozaran el culo sería suficiente para relajarla completamente con varios orgasmos.

Modelo: Gabriella Paltrova
Fuente: Jules Jordan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *